1 comentario

Los “falsos positivos”, la cara más oscura de la lucha contra la guerrilla

estado-falsos-positivos-colombia-legal-corporation

     El largo conflicto armado que padece Colombia tiene muchas facetas complejas y diversas etapas, cada una con sus peculiaridades. La Presidencia de Álvaro Uribe supuso un fortalecimiento del ejército y la policía, así como la adopción de una política más severa contra la guerrilla, en el marco de lo que Uribe definió como “política de seguridad democrática”.

Concepto de “falso positivo”

     Por falso positivo se entienden las ejecuciones extrajudiciales de civiles, hechos pasar por guerrilleros caídos en combate contra las fuerzas militares o policiales.

     Profesores de la Universidad de la Sabana y la Universidad Externado de Colombia han concluido que los casos de falsos positivos se incrementaron en más de un 150% bajo la Presidencia de Uribe. Así se extrae del informe “La política de seguridad democrática y las ejecuciones extrajudiciales”.

     Se estima que más de 3.500 personas fueron asesinadas y hechas pasar por guerrilleros. A su vez, gran cantidad de militares han sido detenidos por estos delitos.

Síndrome del “body count”

     Según la organización National Security Archive de los Estados Unidos, el Ejército Colombiano fue víctima del llamado “síndrome del body count” o síndrome del conteo de bajas. Consiste en que se considera que la victoria en un enfrentamiento armado depende exclusivamente del número de bajas personales que se infiera al enemigo.

     Esta visión reduccionista de una confrontación armada, supone una obsesión para los soldados y los mandos militares, que se limitan a organizar sus actividades siempre teniendo como máxima premisa el causar el mayor número de muertos, independientemente de la efectividad operativa, logística y militar de las operaciones.

     Esta cultura del “body count”, según la inteligencia militar de los Estados Unidos, ha permeado todo el Ejército Colombiano desde hace décadas, pero fue durante el recrudecimiento de las operaciones militares contra la guerrilla cuando alcanzó su apogeo.

Incentivos perversos que aumentaron los “falsos positivos”

     Existen numerosos testimonios de mandos militares y soldados que expresan que las unidades operativas que lograban un mayor número de muertes de guerrilleros eran privilegiadas de diversas maneras: desde librar todo el mes de diciembre hasta condecoraciones y ascensos, pasando por recompensas dinerarias y la elevación del prestigio militar dentro del Ejército.

     La política de mano dura contra la guerrilla que aplicó Álvaro Uribe logró recuperar mucho terreno pero a un alto precio, ya que la falta de control sobre las actuaciones militares y la adjudicación de recompensas, produjo un fuerte incentivo a presentar como guerrilleros abatidos a campesinos inocentes.

     El descontrol de las operaciones y la obsesión por presentar resultados en forma de guerrilleros abatidos, llegó incluso a provocar la expulsión de soldados y unidades militares enteras que se mostraron renuentes a ejecutar personas sin probada culpabilidad para hacerlas pasar por guerrilleros.

Consecuencias de los falsos positivos

     En el ejército y las fuerzas de seguridad colombianas ya se habían reportado violaciones de los Derechos Humanos durante la década de los noventa. El incremento de los falsos positivos y de la falta de control sobre las recompensas a los militares, propició que éstos se aliaran con grupos paramilitares y a su vez, hizo más popular a la guerrilla en aquellas zonas donde se dieron más casos de abusos de los soldados.

     La erosión de la imagen del Estado, de la autoridad gubernamental y del Poder Judicial resultó una consecuencia lógica de estos hechos.

     Asimismo, aquellos integrantes de las fuerzas de seguridad que nunca se vieron implicados en casos de falsos positivos, han padecido la ignominia de ser sospechosos de cometer o de no denunciar, delitos de violaciones contra los Derechos Humanos.

     Actualmente la Justicia sigue investigando y esclareciendo uno de los puntos más negros de la reciente historia colombiana y diversas organizaciones internacionales y nacionales demandan al Gobierno que siga avanzando para impedir estos hechos y cortar toda conexión entre ejército y paramilitares.

Anuncios

Un comentario el “Los “falsos positivos”, la cara más oscura de la lucha contra la guerrilla

  1. […]    Esta situación deja al descubierto las imposibilidades de esclarecer los casos de los últimos casos de Falsos Positivos. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: